Resolución de conflictos en tu comunidad de propietarios: elección a presidencia

 

A lo largo de las últimas semanas, desde Consejero Legal hemos decidido aprovechar el espacio que nos concede este blog para mostrarte cómo actuar ante las principales fuentes de conflicto que se suelen producir en una comunidad de propietarios.

Por eso, una vez hemos repasado contigo lo que dicta la normativa vigente en relación a aspectos como la existencia de vecinos morosos o molestos, la utilización de espacios comunes o particulares de forma privativa por otro propietario, o las limitaciones a tener en cuenta a la hora de decidir la instalación de cámaras y sistemas de vídeovigilancia, hoy vamos a concentrar nuestra atención en los aspectos más destacados relativos a la elección a la presidencia de la comunidad.

Aclara tus dudas legales y administrativas con Consejero Legal

A la hora de definir los trámites necesarios para proceder a la elección de la persona que ejercerá como presidente, o presidenta, de una comunidad de propietarios, desde Consejero Legal consideramos preciso aclarar que, como norma general, este procedimiento estará supeditado a lo establecido en los estatutos de la comunidad.

No obstante, tal y como se recoge en la legislación vigente, concretamente en la Ley de Propiedad Horizontal, esta responsabilidad deberá recaer, sin excepción, sobre uno de los propietarios que forman parte de la misma, por lo que no podrá ser nunca cedida a una persona externa.

A partir de esta consideración, el cargo de presidente podrá ser establecido a través de elección secreta o pública entre los miembros con derecho a voto, entre aquellos que deseen presentarse o mediante elección universal, o a través de otros sistemas alternativos, como puede ser mediante turno rotativo o sorteo.

De cualquier forma, la aceptación de la presidencia de la comunidad tendrá un carácter obligatorio para el propietario seleccionado, y solamente se podrá renunciar a ella mediante la solicitud en el juzgado, durante los 30 días siguientes a la fecha de elección, de un relevo en el cargo por motivos de enfermedad, imposibilidad material o ausencia continuada, si se trata de propietarios que, de forma habitual, residen en otra localidad distinta a aquella en la que se ubica el inmueble.

Asimismo, la persona que ostenta la presidencia será la responsable de ejercer la representación legal de la comunidad, decidir sobre las situaciones ordinarias que se producen en la gestión de la finca, conforme a la legislación los estatutos y las decisiones tomadas en asamblea, y proceder a la convocatoria y realización de juntas ordinarias o extraordinarias para tratar aquellos temas que requieran de la aprobación del resto de propietarios.

En este sentido, desde Consejero Legal te recordamos que esta función también supone la responsabilidad directa y personal de la persona que ejerce este cargo, en relación a aquellos daños y perjuicios que puedan derivarse de decisiones arbitrarias que puedan afectar negativamente tanto a la comunidad de propietarios como a otras personas o entidades ajenas a la misma.

Dejar un comentario