Resolución de conflictos en tu comunidad de propietarios: reformas de accesibilidad

Una vez que en nuestras anteriores publicaciones de este blog hemos centrado nuestra atención en aquellos problemas y conflictos que se producen con mayor frecuencia en el funcionamiento y convivencia de una comunidad de propietarios, como son la morosidad, la presencia de vecinos molestos o el uso privativo de espacios comunes, desde Consejero Legal vamos a pasar a tratar otros aspectos relacionados específicamente con la adaptación de estas zonas comunes a las características personales específicas de alguno de los residentes en el inmueble.

En este sentido, hoy vamos a aclararte tus derechos si deseas que tu comunidad de propietarios desarrolle alguna reforma para mejorar la accesibilidad de personas de edad avanzada o que presentan una movilidad reducida.

Conoce tus derechos como propietario con Consejero Legal

Tomando como referencia la legislación vigente en materia residencial, que viene recogida en la Ley de Propiedad Horizontal, todas aquellas obras realizadas para mejorar la accesibilidad de personas con discapacidad o movilidad reducida serán consideradas obligatorias, si son propuestas por alguno de los propietarios afectados, sin necesidad de que estas medidas sean siquiera llevadas ni votadas en asamblea.

Por tanto, solamente es necesario que un propietario del inmueble solicite la instalación de rampas, ascensores u otros dispositivos mecánicos de ayuda, alegando su discapacidad o movilidad reducida, para que esta deba ser llevada a cabo lo antes posible.

La comunidad de propietarios deberá poner en marcha las reformas de accesibilidad pertinentes, y correr con los gastos derivados de estas mejoras en las zonas comunes del inmueble, tal y como si se tratara de cualquier otra obra de mantenimiento, con independencia de su coste total.

Como hemos comentado anteriormente, entre este tipo de obras y reformas de accesibilidad se incluye la instalación de un ascensor en el inmueble, siempre que este sea necesario para facilitar el acceso a la vivienda de un propietario con un alto porcentaje de discapacidad o de movilidad reducida, ya que en caso contrario será tratado únicamente como una obra extraordinaria para la mejora de las instalaciones comunes y deberá ser aprobada en asamblea por la comunidad.

Dejar un comentario