¿Cuáles son tus derechos en caso de despido improcedente?

Consejero Legal te aclara tus derechos laborales en caso de despido improcedente

En nuestro compromiso por informarte sobre tus derechos laborales y asesorarte en todo lo necesario para que puedas reclamar la aplicación de la legislación vigente, a lo largo de estas últimas semanas estamos centrando nuestra atención en aquellos temas relacionados con los aspectos legales a tener en cuenta en caso de despido.

Así, al igual que hace unos días te mostramos los trámites esenciales para abordar la negociación con tu empresa, si te muestra su intención de finalizar vuestra relación laboral, desde Consejero Legal hoy vamos a profundizar en la exposición de tus derechos en el supuesto de que este despido sea considerado como un despido improcedente, por las instancias judiciales competentes.

Evita la sensación de indefensión a nivel laboral con Consejero Legal

En términos legales, se considera que un despido laboral es improcedente si, a partir de la documentación y pruebas presentadas por ambas partes ante un juez competente en materia laboral, este determina que no existen causas probadas que justifiquen la finalización unilateral de la relación laboral establecida entre la empresa y el trabajador.

En caso de que te veas afectado por un supuesto de este tipo, y que después de acogerte a la vía judicial se determine que se ha llevado a cabo un despido improcedente, es más que recomendable que tengas presente cuáles son tus derechos laborales a partir de esta sentencia.  Desde Consejero Legal pasamos a recordarte esos derechos a continuación:

  • Derecho a solicitar la readmisión en tu puesto de trabajo, manteniendo todas y cada una de las condiciones y derechos reflejados en tu contrato y vigentes antes de que se produjera el despido.
  • Derecho a recibir, por parte de la empresa, una cantidad económica equivalente al salario que se debería haber generado entre la fecha de despido y la de readmisión, y que se conoce como salario de tramitación.
  • Derecho a reclamar la computación efectiva de tu cotización a la Tesorería General de la Seguridad Social durante este mismo periodo.
  • Derecho al cobro de una indemnización, en caso de que la empresa considere que la relación entre ambas partes se encuentra ya viciada y se niegue tu readmisión, equivalente a 45 días por año trabajado, con un máximo de 42 mensualidades, por el tramo de antigüedad anterior a febrero de 2012, si tu relación contractual con la empresa es anterior a dicha fecha, y 33 días por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades, para el tramo en que esta relación se mantuvo vigente con posterioridad a febrero de 2012.

Para finalizar, desde Consejero Legal consideramos esencial recordarte que, si ejerces funciones sindicales o de representación de los trabajadores en la empresa, esta decisión entre readmisión e indemnización dejara de estar en manos de la empresa y tendrás la potestad de elegir libremente la alternativa que consideres más beneficiosa para tus intereses.

Dejar un comentario