Consejero Legal responde: ¿Mi empresa puede despedirme estando embarazada?

Resulta paradójico y, podríamos decir que ciertamente preocupante, que la inseguridad laboral sea una las causas de la baja natalidad que caracteriza la evolución demográfica en nuestro país.

En pleno siglo XXI, todavía hay muchas mujeres que posponen su decisión de ser madres por miedo a que esto afecte a la estabilidad de su puesto de trabajo.

Por este motivo, desde Consejero Legal hoy queremos incidir en este aspecto, aclarándote si, atendiendo a nuestra legislación laboral, puedes ser despedida mientras te encuentras embarazada y a la espera de tener un hijo.

Consejero Legal resuelve todas tus dudas en materia laboral

En nuestro ordenamiento jurídico, las mujeres disponen de una especial protección laboral durante su periodo de embarazo, así como durante la lactancia de su bebé.

En este sentido, el hecho de encontrarte en pleno periodo de gestación no puede suponer, en modo alguno un motivo de despido, aunque pueda afectar temporalmente a tu productividad. Por tanto, toda finalización de contrato laboral que se presuma que puede tener su origen en esta causa será considerada como despido improcedente.

No obstante, si tu empresa alega otras causas totalmente diferentes y decide proceder a tu despido durante este periodo, te recomendamos que lleves a cabo las siguientes actuaciones:

  • Si consideras que se trata de un caso de discriminación por tu futura maternidad, solicita un acto de conciliación laboral. De esta forma, requerirás que tu empresa deba personarse en este procedimiento de mediación, en el que estará obligada a exponer las causas objetivas que han llevado a tu despido.
  • En caso de que tu empresa decida no presentarse a este procedimiento o no se llegue a ningún acuerdo, será el momento de emprender acciones legales. Presenta una demanda en el Juzgado de lo Social de tu localidad, o de aquella en la que se encuentre la sede de la entidad en la que trabajas.

Así, en la práctica totalidad de los casos, tu despido se considerará nulo y tu empresa se verá obligada a readmitirte en tu puesto de trabajo. Del mismo modo, si esto ocurre, deberá indemnizarte mediante el abono de las mensualidades de salario que no has podido percibir durante tu despido.

Dejar un comentario