4 elementos esenciales a la hora de contratar una hipoteca

consejero legal elementos esenciales contratación hipoteca

Debido a sus importantes repercusiones sobre nuestra economía doméstica, contratar una hipoteca es una de las decisiones más trascendentales que podemos tomar a lo largo de nuestra vida.

La formalización de un préstamo hipotecario implica la incursión en una deuda, cuya obligación de pago nos acompañará durante un considerable periodo de tiempo, entre los diez y treinta años, condicionando en gran medida nuestro presupuesto mensual.

Por este motivo, desde Consejero Legal hoy queremos ofrecerte una serie de recomendaciones útiles a tener en cuenta si estás planteándote contratar una hipoteca para la adquisición de tu vivienda.

Consejero Legal resuelve tus dudas en la formalización de una hipoteca

A la hora de elegir el préstamo hipotecario que más se ajusta a tus necesidades y expectativas, desde Consejero Legal te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes elementos:

Diferencial hipotecario; es el valor que marcará el tipo de interés final de tu hipoteca, ya que se basa en el valor que se añadirá sobre el índice de referencia para la obtención de fondos por parte de las entidades financieras, que en la actualidad viene marcado por el Euribor.

En este sentido, desde Consejero Legal te recomendamos que trates de negociar lo más posible a la baja con tu entidad financiera, ya que se trata de un préstamo a muy largo plazo, en el que, además, las primeras cuotas corresponderán al pago de los intereses, no a la amortización del montante de la hipoteca.

Comisiones; más allá del montante inicial de tu préstamo hipotecario y el diferencial que deberás asumir para la rentabilidad de la entidad financiera contratante, es habitual que este incluya un mayor o menor número de comisiones de formalización y corretaje.

En este sentido, te recomendamos que prestes atención a la existencia de comisiones de apertura y cancelación anticipada, tanto total como parcial, tratando de reducir este porcentaje al mínimo posible, o al menos el relacionado con la cancelación parcial.

Posibilidad de novación y subrogación; estas son las dos alternativas legales que nos permitirán renegociar nuestra hipoteca si observamos que las condiciones del mercado han cambiado sustancialmente, tanto con nuestra propia entidad como realizando su migración a otra entidad.

Esta posibilidad suele estar contemplada en la propia hipoteca, mediante la consideración de una comisión o recargo, por lo que será preciso que compruebes su existencia y trates de minorar su cuantía.

Gastos fiscales; por último, desde Consejero Legal te recomendamos que tengas en cuenta que la aprobación de una hipoteca vendrá originada por el desarrollo de una transacción comercial, por lo que estará sujeta a distintos tributos, como es el caso del Impuesto sobre el Valor Añadido, en el caso de una vivienda nueva, o el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, si se trata de una vivienda de segunda mano.

Dejar un comentario