¿En qué consiste la pignoración de un préstamo?

En qué consiste la pignoración de un préstamo

Como habrás podido observar, la semana pasada dedicamos este blog a mostrarte aquellos aspectos que pueden ayudarte a salvaguardar tu economía personal o familiar, sobre todo en aquellos casos en los que te encuentras ante una situación complicada en términos de liquidez.

Por ello, desde Consejero Legal consideramos necesario profundizar en los pasos necesarios para solicitar una reunificación de tus deudas y vamos a tratar de completar esta información mostrándote en qué consiste otra alternativa para la satisfacción de tus deudas, como es la pignoración de un préstamo.

Disfruta del mejor asesoramiento para tus finanzas personales con Consejero Legal

A la hora de definir cuál es el procedimiento a seguir para llevar a cabo la pignoración de un préstamo, desde Consejero Legal creemos que es fundamental comenzar aclarando que esta medida se basa en la posibilidad de ‘dejar en prenda’ uno o varios bienes con el fin de incrementar la garantía de pago de una deuda contraída previamente.

Aunque esta medida ha perdido cierto pronunciamiento con el paso de los años, en favor de otras alternativas más prácticas, como es el requerimiento de un aval o avalista, puede ser utilizado en caso de que no se disponga de esta garantía o que se desee proceder a una renegociación de las condiciones de la deuda con nuestra entidad bancaria.

De esta forma, la entidad bancaria contará con un aliciente extra para acceder al requerimiento de su cliente a la hora de proceder a unas nuevas condiciones de pago o para retrasar la ejecución de medidas excepcionales en caso de retrasos en los pagos.

En este sentido, la pignoración de deudas suele aplicarse con mayor frecuencia en el caso de préstamos personales, ya que en las deudas de carácter hipotecario es el propio bien adquirido el que ejerce de garantía para la posible resolución del préstamo si se presenta un impago continuado.

Asimismo, desde Consejero Legal consideramos necesario establecer claramente las diferencias existentes entre estos dos tipos de garantías, ya que la pignoración de deudas, a diferencia de la hipoteca, se caracteriza por los siguientes elementos:

  • El bien pignorado será cedido a la entidad prestataria hasta la satisfacción total del préstamo, por lo que su propietario no podrá disponer físicamente de él mientras este sirva de garantía de pago.
  • En la pignoración de deudas se pueden incorporar tantos elementos como sea necesario para alcanzar el valor del préstamo pendiente de pago, incluyendo tanto bienes muebles como inmuebles.
  • No obstante, en el caso de que el bien pignorado genere periódicamente intereses o ganancias, como puede ser un fondo de inversión o cualquier otro tipo de instrumento financiero, este rendimiento no será considerado como garantía de pago y se mantendrá libre de cargas y a disposición del cliente.

Dejar un comentario