Conoce tus derechos laborales para una reducción de jornada: cuidado de un familiar

Consejero Legal profundiza en tus derechos para disfrutar de una reducción de jornada para el cuidado de un familiar

Una vez que la semana pasada centramos nuestra atención en la exposición de aquellos derechos laborales que te asisten en relación a la posibilidad de reducir tu jornada de trabajo durante los primeros meses de vida de tu hijo, desde Consejero Legal hoy vamos a incidir en otra posibilidad legal de modificar su duración, motivado por la necesidad de cuidar personalmente a un familiar.

Si bien a primera vista ambas tipologías de reducción de jornada guardan una cierta relación, en el caso de la reducción de jornada por cuidado de un familiar esta no se limita solamente a un hijo recién nacido, sino que está supeditada a la necesidad de responsabilizarte de los cuidados y asistencia de un ascendiente o descendiente directo, en este último caso hasta que alcance una edad de 12 años.

Conoce tus derechos laborales con Consejero Legal

La reducción de jornada por cuidado de un familiar, como se ha comentado anteriormente, está dirigida al fomento de la conciliación laboral en aquellas situaciones en las que el trabajador o trabajadora necesite disponer de tiempo extra para la asistencia de una persona a la que le unen lazos familiares directos, por enfermedad, accidente o invalidez.

En este sentido, se considera que existe esta relación cuando les unen unos lazos de parentesco de hasta segundo grado de consanguinidad o afinidad, es decir, hasta el grado de abuelos, hermanos y nietos o, en caso de afinidad, suegros, cuñados, yernos y nueras.

Ante una situación de este tipo, será necesario que solicites acogerte por escrito al derecho de reducción de jornada con al menos 15 días naturales de antelación, para que la empresa pueda tomar las medidas pertinentes.

En este caso, a diferencia de la reducción de jornada por lactancia, no existirá un límite temporal de vigencia de este derecho, salvo en el caso del cuidado de hijos, que se limitará a la fecha en que cumplan 12 años, incrementándose hasta los 18 si existe algún tipo de discapacidad o enfermedad grave.

Asimismo, llevará aparejada una reducción del salario base y de los complementos salariales proporcional al número de horas que se hayan acordado con la empresa, y dicha minoración de tiempo no podrá superar la mitad de la jornada ni estar por debajo de un octavo de la misma.

Una vez decidas dejar de acogerte a este derecho de reducción de jornada, o finalice legalmente su vigencia, será necesario que comuniques a tu empresa tu deseo de reincorporación a la jornada ordinaria con una antelación de 15 días naturales.

Para finalizar, desde Consejero Legal consideramos necesario recordarte que la legislación establece la plena libertad para que sea el trabajador el que decida tanto el horario en el que se producirá dicha reducción como la duración del mismo. Aunque siempre será conveniente tratar de llegar a un consenso en este sentido con la empresa, este no se considerará vinculante, pudiendo ejercer tus derechos e, incluso, defenderlos por la vía judicial.

Dejar un comentario