Conoce tus derechos laborales para una reducción de jornada: enfermedad crónica del trabajador

Consejero Legal reducción de jornada enfermedad crónica trabajador

Como pudiste observar en nuestras anteriores publicaciones, desde Consejero Legal hemos decidido dedicar un espacio especial en este blog a aclararte aquellos supuestos legales en los que estás capacitado para solicitar a tu empresa una reducción de jornada.

Así, una vez que hemos profundizado en el análisis de los requisitos necesarios para solicitar una minoración de la jornada por lactancia, cuidado de un familiar o estudios, hoy vamos a centrarnos en aquellas situaciones en las que la motivación de esta petición viene derivada por la presencia de una enfermedad crónica que afecta al propio trabajador.

Resuelve tus dudas en materia laboral con Consejero Legal

Si bien la mayor parte de las peticiones de reducción de jornada contempladas por nuestra legislación laboral están relacionadas con causas externas al trabajador, también es posible que este requiera de un mayor tiempo de descanso, a causa de una enfermedad que le afecta de forma grave o crónica.

En este sentido, tanto en el propio contrato laboral como en la práctica totalidad de convenios colectivos sectoriales y de empresa aplicables en nuestro país, se contempla la posibilidad de que el trabajador pueda acogerse a esta medida de forma unilateral cuando, en función del diagnóstico ofrecido por un profesional médico, se encuentre aquejado de una enfermedad que le impida o dificulte en exceso desarrollar su jornada laboral con normalidad.

No obstante, si bien a simple vista parece un proceso sencillo y sumamente ágil, para que esta petición surta los efectos deseados, será imprescindible que el trabajador comience a tramitar un procedimiento de incapacidad laboral, a partir de la disponibilidad de un certificado de invalidez profesional, ya sea temporal o permanente.

Como ocurre en casos anteriores, la ley establece la necesidad de que el trabajador comience la tramitación de este derecho con, al menos, 15 días de antelación a la fecha deseada para el comienzo de esta reducción efectiva, que llevará aparejada, además, una disminución salarial proporcional, tanto en lo que se refiere al salario base como a los complementos salariales contemplados en el acuerdo laboral previo entre ambas partes.

Dejar un comentario