Resolución de conflictos en tu comunidad de propietarios: morosidad

Consejero Legal te aclara como actuar legalmente si se produce algún caso de morosidad en tu comunidad de propietarios

No cabe duda de que uno de los aspectos que más puede perturbar nuestro bienestar y tranquilidad está relacionado con la existencia de conflictos con otros miembros de nuestra comunidad de propietarios, ya que afectan de forma directa a un elemento esencial en nuestra vida personal, como es nuestra vivienda.

Por este motivo, desde Consejero Legal hemos decidido mostrarte la información necesaria para que conozcas los pasos a seguir para contribuir a la resolución de los principales conflictos que pueden producirse en una comunidad de propietarios, comenzando por la existencia de una situación continuada de morosidad de uno o varios vecinos.

Resuelve tus problemas vecinales con el asesoramiento de Consejero Legal

Cuando uno o varios miembros de una comunidad de propietarios incurren repetidamente en la morosidad o impago de sus cuotas, no solo están incumpliendo los acuerdos pactados con el resto de vecinos, sino que están poniendo en peligro la solvencia y liquidez de la comunidad y su capacidad de hacer frente a los distintos gastos relacionados con su mantenimiento y mejora.

Por tanto, la Ley de Propiedad Horizontal permite que el resto de integrantes de una comunidad de propietarios pueda actuar de forma conjunta para reclamar el pago de estos retrasos a aquellos propietarios morosos por la vía judicial, aunque siempre será preferible establecer inicialmente un diálogo amistoso, con el fin de fijar cauces que satisfagan a todas las partes.

No obstante, si esta primera medida no da los frutos deseados, será el momento de proceder a notificar un requerimiento de las cuotas pendientes a través de un documento oficial, como es un burofax, para que quede reflejada la fecha en que se llevó a cabo esta medida y pueda ser utilizada posteriormente, en caso de litigio legal.

En caso de que esta segunda medida tampoco surta efecto, desde Consejero Legal te recomendamos que en la Junta de Propietarios se acuerde la liquidación de la deuda y su tramitación judicial a través de un proceso monitorio rápido, para lo que será necesario que esta medida cuente con la conformidad de una mayoría simple de los asistentes a la asamblea.

De esta forma, si el propietario moroso no atiende a las sucesivas peticiones del resto de miembros de la comunidad, será un juez quien dictamine, a través de una sentencia firme, las medidas a adoptar, que pueden desembocar, incluso, en el embargo de la vivienda hasta que se resuelva la deuda económica contraída con el resto de vecinos del inmueble.

Dejar un comentario