Consejero Legal responde: ¿Cubre mi seguro los daños provocados por la ola de frío?

Tras la imprevisible y espectacular ola de frío que asoló una gran parte de nuestro país hace unas pocas semanas, como consecuencia de la borrasca Filomena, se puede afirmar que la vida en las principales ciudades afectadas ha vuelto plenamente a la normalidad.

Sin embargo, todavía deberá pasar bastante tiempo para paliar definitivamente los daños provocados por las intensas nevadas y las heladas posteriores sobre los bienes y el patrimonio de un gran número de personas en nuestro país.

Ante esta situación, desde Consejero Legal hoy vamos a tratar de aclarar una de las principales dudas que han surgido en los últimos días en relación a esta situación, acerca de si las compañías de seguros se harán cargo o no del resarcimiento de estos daños o, por el contrario, consideran que excede de las coberturas acordadas con sus clientes. 

Disfruta del mejor asesoramiento personal y familiar con Consejero Legal

Cuando sucede un acontecimiento o catástrofe natural inesperado, de una envergadura como la borrasca Filomena, es normal que te aborden ciertas dudas sobre si los daños provocados en tus bienes o inmuebles se encuentran cubiertos por tus seguros de hogar, coche o accidentes, por citar algunos ejemplos.

En este sentido, la práctica habitual de las compañías de seguros se basa en garantizar la cobertura de los daños provocados por fenómenos atmosféricos adversos e imprevisibles, como es el caso de nieve o heladas, salvo que estos se encuentren excluidos expresamente en las pólizas de alguna de sus modalidades de seguros.

Por tanto, a excepción de contratos de seguros bastante excepcionales, en los que se contemplan este tipo de exclusiones con el fin de ofrecer una protección más económica a sus clientes a cambio de eliminar coberturas con un menor riesgo de ocurrencia, lo más normal es que los posibles daños provocados en tu vehículo o tu vivienda estén cubiertos, así como tu responsabilidad civil frente a los daños que tus bienes hayan podido provocar, de forma involuntaria, en terceros.

Aclarado este punto, también es importante que tengas en cuenta que la cobertura de estos daños podrá estar limitada en tu póliza a una cantidad económica concreta, si así se recoge en la cobertura relativa a daños atmosféricos o en las coberturas específicas asociadas al daño directo provocado.

Estas son, a grandes rasgos, las principales cuestiones a considerar para la subsanación de los siniestros en los que hayas podido verte involucrado, salvo que el territorio en el que resides obtenga la consideración de Zona Catastrófica y el Consorcio de Compensación de Seguros decida proceder de una forma diferente, ampliando el alcance de la protección de forma extraordinaria.

Dejar un comentario