¿Qué elementos debes tener en cuenta para solicitar una excedencia voluntaria?

pedir la excedencia voluntaria

Una vez que en nuestra anterior publicación centramos nuestra atención en ofrecerte un repaso de las diferentes alternativas de excedencia que contempla nuestra legislación laboral, desde Consejero Legal consideramos necesario profundizar en los elementos a considerar en caso de que quieras solicitar una excedencia voluntaria.

Debes tener en cuenta que, mientras que la excedencia forzosa y las distintas categorías de excedencia por cuidado de un familiar están ampliamente recogidas y justificadas en nuestro ordenamiento jurídico, la excedencia voluntaria puede plantear un mayor número de interrogantes, sobre todo en lo que se refiere al nivel de conformidad de tu empresa respecto a tu solicitud.

Conoce y ejerce tus derechos laborales con Consejero Legal

En caso de que, por cualquier causa, estés planteándote solicitar una excedencia voluntaria en tu actual puesto de trabajo, desde Consejero Legal te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes aspectos:

  • La concesión de una excedencia voluntaria supone la suspensión temporal de tus obligaciones contractuales con la empresa en la que realizas tu actividad profesional y, del mismo modo, su obligación de pagar tu salario y seguir cotizando por tus servicios. Por tanto, a diferencia de una baja laboral, durante el tiempo que dure dicha excedencia, no estarás cotizando a la Seguridad Social ni se incrementará tu antigüedad en el puesto de trabajo.
  • Del mismo modo, es una práctica habitual en las empresas la formalización de tu finiquito, para protegerse en caso de que decidas no regresar finalmente a tu puesto de trabajo, aunque esto no supondrá, en modo alguno, que vuestra relación laboral se considere finalizada.
  • A la hora de solicitar una excedencia voluntaria será preciso acogerte a lo que se recoge en tu convenio colectivo sectorial o de empresa, ya que este será el que marque tus derechos y limitaciones en este sentido.
  • A pesar de lo comentado en el punto anterior, se pueden identificar elementos comunes, como la necesidad de contar con un año de antigüedad en tu puesto de trabajo actual o la imposibilidad de acogerte a este derecho en los cuatro años siguientes a tu retorno.
  • Asimismo, el periodo de duración de esta podrá oscilar entre los cuatro meses y los cinco años, lo que deberá quedar reflejado por escrito con la antelación suficiente para evitar que esta medida afecte negativamente al funcionamiento de tu empresa.
  • Desde Consejero Legal te recomendamos que, aunque no es obligatorio, expreses a tu empresa las causas de tu solicitud, ya que esto puede facilitar su aprobación, y sobre todo, las condiciones a la hora de retornar a tu puesto de trabajo, ya que esta dependerá de la existencia de una vacante.

Para finalizar, debes ser consciente de que no tendrás derecho al cobro de una prestación por desempleo, ya que se trata de una paralización voluntaria, y que no es posible solicitar esta excedencia para desarrollar tu trabajo en una empresa competidora, ya que, si esto ocurriese, podría ser causa manifiesta de despido disciplinario.

Dejar un comentario