¿Qué tipos de jornada laboral pueden establecerse en tu contrato de trabajo?

Consejero Legal tipos de jornada laboral contrato de trabajo

A la hora de definir las condiciones laborales que regirán la relación contractual por cuenta ajena con aquella entidad que tiene interés por contar con tu cualificación y experiencia profesional, es normal que te surjan ciertas dudas sobre las distintas opciones a las que esta se puede acoger legalmente en aspectos tan importantes como la concreción de tu jornada de trabajo.

En este punto, si bien la mayor parte de los contratos laborales que se realizan en nuestro país suelen establecer el desarrollo de lo que se conoce como jornada completa, o en otras situaciones, fijando una relación de media jornada, desde Consejero Legal consideramos necesario resolver tus dudas sobre las distintas alternativas que se pueden aplicar en este sentido, en función del acuerdo derivado de las necesidades de la entidad o de tu propia disponibilidad.

Resuelve tus dudas en materia laboral con Consejero Legal

En la negociación y acuerdo de las condiciones que guiarán la relación profesional con tu nueva empresa, y que deben estar recogidas expresamente en tu contrato de trabajo, será preciso que prestes una especial atención a las características de tu jornada laboral, ya que la entidad contratante, atendiendo a sus necesidades, podrá acogerse a alguna de los siguientes tipos o categorías:

Jornada completa continua; se trata de aquella jornada que, a partir del establecimiento de un contrato semanal de 40 horas, se distribuye con una duración diaria de entre 6 y 8 horas, en función de los días laborables considerados por la empresa, con un descanso intermedio que debe tener una duración mínima de, al menos, 15 minutos.

Jornada completa partida; en principio, se basa en las mismas condiciones laborales que la jornada anterior, con la salvedad de que esta se realiza en dos intervalos diferenciados, con una pausa intermedia de larga duración para descansar o comer.

Jornada laboral reducida (a tiempo parcial o media jornada); se da en aquellos casos en los que la entidad contratante considera que no requiere de tus servicios durante 40 horas semanales, por lo que establece una reducción de tu jornada que, por tanto, afectará al resto de condiciones laborales, como tu salario o días de vacaciones.

Del mismo modo, como ya te mostramos anteriormente en este blog, a lo largo de vuestra relación contractual, también podrás ser tú quien solicite unilateralmente una reducción de tu jornada laboral, a partir de las causas recogidas en nuestra legislación.

Jornada por turnos; se produce en aquellos casos en los que la distribución temporal diaria de horas no es fija, sino que va variando mediante una estructuración establecida por la empresa, para favorecer la rotación de los trabajadores en distintos intervalos horarios o turnos.

Este tipo de jornada suele estar presente en aquellos sectores en los que el horario de apertura es superior al número de horas máximo que puede llevar a cabo un trabajador, como el sector industrial o el comercio, por lo que se suelen establecer dos o tres turnos y fomentar la rotación de los integrantes de la plantilla en los distintos tramos.

Jornada discontinua; para finalizar, desde Consejero Legal queremos recordarte la posibilidad de que se establezca una jornada laboral irregular, principalmente por el hecho de que las necesidades de la empresa cuentan con una marcada estacionalidad.

En estos casos, será esencial que la entidad contratante especifique con claridad el calendario de trabajo y la intensidad de la jornada, para que este pueda ser conocido por el trabajador con suficiente antelación y le permita así organizar de la mejor forma posible su vida personal o familiar.

Dejar un comentario