¿Estás pensando en solicitar una excedencia? Conoce qué opciones tienes

Consejero Legal excedencia laboral contrato de trabajo derechos laborales excedencia forzosa excedencia voluntaria

La excedencia laboral es, sin lugar a dudas, uno de los derechos más relevantes y en ocasiones desconocidos por parte de los propios trabajadores en el desarrollo de su actividad profesional.

Cuando se habla de excedencia se está haciendo referencia a la capacidad legal que tiene un trabajador para interrumpir temporalmente la relación laboral con su empleador, renunciando a la percepción de su salario, pero manteniendo, de forma parcial o integra, aquellas condiciones relacionadas con su categoría profesional o su puesto de trabajo concreto.

En este sentido, desde hace ya algún tiempo se está percibiendo un considerable aumento en el número de solicitudes de excedencia en nuestro país, especialmente desde el comienzo de la pandemia de Covid-19.

Por eso, desde Consejero Legal hoy queremos aclararte en qué casos puedes solicitar una excedencia laboral y cuáles son las características diferenciales de cada una de estas opciones.

Resuelve tus dudas en materia laboral con Consejero Legal

A la hora de profundizar en las distintas tipologías de excedencia laboral, recogidas en nuestra legislación, es preciso aclarar se puede establecer una primera diferenciación entre excedencia voluntaria, forzosa o pactada.

Así, en base a esta distinción inicial, desde Consejero Legal vamos a mostrarte a continuación qué tipos de excedencia se pueden encuadrar en cada una de estas categorías:

  • Excedencia por cuidado de hijos: es una de las tipologías de excedencia de carácter voluntario, y permite la posibilidad de suspender unilateralmente tu relación laboral por el nacimiento, adopción o acogimiento de un menor, durante un plazo máximo de 3 años. Si decides solicitarla, al finalizar el primer año podrás regresar a tu mismo puesto de trabajo, mientras que a partir de esta fecha la empresa deberá contemplar tu incorporación en un puesto equivalente.
  • Excedencia por cuidado de un familiar: presenta bastantes similitudes con la anterior, si bien está asociada específicamente a su solicitud voluntaria para el cuidado de un familiar dependiente hasta en segundo grado de consanguinidad. Su duración máxima será de 2 años, salvo que se haya procedido al incremento expreso de este plazo en el convenio colectivo aplicable a tu puesto de trabajo.
  • Excedencia libre o por intereses particulares: se refiere a aquellos casos en los que se decide solicitar una excedencia voluntaria sin alegar ninguna de las justificaciones anteriores. En este caso, su periodo de vigencia podrá oscilar entre 4 meses y 5 años, y la reincorporación del trabajador estará condicionada a la existencia de una plaza vacante de similar categoría, en la que sí que contará con preferencia.
  •  Excedencia por cargo público o ejercicio de labores sindicales: se trata del único caso aplicable de excedencia forzosa, ya que la aceptación del cargo público imposibilita el ejercicio habitual de la actividad laboral. Su duración estará asociada al tiempo durante el que se mantenga el cargo público, y a lo largo de su vigencia se conservará en todo momento la posibilidad de regresar al puesto de trabajo y se continuará computando la antigüedad.
  • Excedencia por mutuo acuerdo: esta última tipología se refiere a la categoría de excedencia pactada, y para que sea aplicada deberá estar recogida expresamente en el contrato laboral vigente entre ambas partes. Esta cláusula contractual será la que defina sus condiciones, si bien supondrá la paralización de la cotización aplicable al trabajador.

Dejar un comentario